• image01


Chihuahua, Chih.-- Al finalizar el partido, los dos entrenadores llegaron hasta donde el árbitro llenaba la cédula del juego y le dieron la mano. Uno de ellos le dijo: “Excelente trabajo “Profe”, muy imparcial que bueno que tengamos árbitros tan buenos en la liga”, y luego agregó, “nosotros perdimos pero hay que saber reconocer cuando alguien hace bien las cosas, mis respetos, muy buen arbitro”.

El hecho pasó en campos de Ávalos de la Liga Chihuahua entre dos equipos de la Primera B Especial, y mostró en escasos minutos la mejor cara del futbol. Respeto, tolerancia, reconocimiento  y humildad.

El silbante al que se referían es Iam de la Cruz Carrizales, con 35 años de carrera como árbitro en la ciudad. “Vengo de la ciudad de Colima, allá hice mi carrera, soy licenciado en Administración Pública y Ciencias Políticas”, para luego decir que jugó en la Segunda División profesional con los Jaguares de Colima. “Me vine aquí a Chihuahua a trabajar a la Secretaria de Salud y ya me quede aquí, hace 35 años”.

Reconoce que el futbol es parte de su vida, “el día que no arbitreo, haz de cuenta que me falta algo, me siento incompleto, y aparte de eso, como ya no juego, sigo en el futbol que es mi pasión y siempre lo fue”.

Aparte, piensa que como árbitro ayuda a mucha gente. “Uno les da consejos de cómo comportarse, cómo cuidarse entre ellos. “No entres así, no busques pleito, tengo mucho diálogo con los jugadores”, dice.

Eso lo lleva al tema de la concientización y el respeto entre jugadores y el árbitro.
“Hace falta más conciencia de los jugadores para ver esto como diversión y no lastimarse, muchas veces llegan muy bruscos pero ven que uno está cerca de ellos o en la jugada y se frenan, ya no entran con la misma intensidad por que saben que la autoridad está ahí”.

Considera que muchos jóvenes “desgraciadamente, y no la mayoría” van a los campos a desquitar sus frustraciones, “a sacar todo el estrés de la semana y a lastimar también a sus rivales”. La mejor manera de resolver el problema es educar a los niños, “eso es básico”.

Opina que de lo más importante para combatir la falta de respeto a los árbitros es “empezar a formar niños con valores, algo que a mi punto de vista están haciendo muy bien aquí en la Liga Chihuahua infantil, desgraciadamente hay veces que eso que se les inculca lo pierden por las actitudes de los mismos papás a quienes les gana la pasión y empiezan a incitar conductas antideportivas en sus hijos, -¡túmbalo, pégale-… ¡Que no pase, bárrelo!-, cosas que no son correctas o falta de respeto a los árbitros como, ¡marcas eso señor!, ¡Eso era mano árbitro, ¿qué estás ciego?, y otras”. 

“Es un camino largo el modificar el pasamiento de los jugadores, pero ahí vamos. Para mí, que los dos equipos me feliciten por mi trabajo al final de juego, es una cosa hermosa, tanto para el que pierde, como para el que gana”. Su mayor satisfacción que se reconozca que hace su trabajo con amor y pasión.
¿Y la familia? “Uno tiene que complementar su tiempo, para mí esto es una parte muy importante de mi vida, pero también está mi trabajo y mi familia. Después de arbitrar el resto de mi domingo es mi familia, me voy a comer a la iglesia nos juntamos todos”, dice.

Su amor por el futbol le viene desde pequeño. “Por el trabajo de mi padre vivimos en muchas partes de la república, y siempre me gustó mucho jugar futbol en cada parte en donde estábamos. Siempre me dijeron que tenía muchas habilidades para el futbol, desde chiquito me decían “Pele”. Jugué hasta que mi papá ya no me dejó; me dijo un día: tienes que estudiar, te van a quebrar un pie, y ¿qué vas a hacer?”.

Aunque su sueño siempre fue llegar a Primera División nunca cuestionó la decisión de su padre de jugar al futbol. “Él ya está en el cielo, y gracias a todos los valores y consejos que me dio soy quien soy”. Y luego reflexiona: “La juventud de ahora no aprecia el sacrificio que hacen nuestros padres por darnos una educación y valores”.

Para finalizar, piensa que el nivel del futbol de Chihuahua está muy fuerte, “antes aquí la gente era más basquetbolera y beisbolera, no tenían muchas ligas de futbol, pero últimamente en todo el estado ha crecido mucho el futbol. Las dos principales ligas de aquí de chihuahua la San Felipe y la Chihuahua son muy buenas ligas muy competitivas”.






 



TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR...