• image01

Editorial

Chihuahua, Chih.-- No tengo nada contra el gobernador Javier Corral, incluso yo voté por él motivado por un discurso ardiente de cambio, cambio que nadamás quedó en palabras. En los hechos, el prometido cambio sigue, y seguirá dormido aplacado por los oídos sordos, la ceguera y falta de empatía del mandatario a los problemas más sensibles de la sociedad chihuahuenses.

La gente común en su mayoría no entiende de macroeconomía, pensamos que los que dirigen el Gobierno sí. Por eso da igual que hablen de deuda, de juicios y de venganzas. Todo eso para la mayoría de los ciudadanos ya quedó atrás. Lo que verdaderamente preocupa son los problemas cotidianos, esos detalles que se niegan a ver tanto el Gobierno del Estado como el Municipio.

Seguridad. Transporte público. Calles dañadas en su mayoría y llenas de baches. Servicios de salud. Abasto de medicamentos. Salarios dignos. Vivienda.

Es increíble la indiferencia que han mostrado tanto las autoridades municipales como estatales en un problema tan delicado como el transporte público con todo y que se los han restregado en la cara sociedad y medios de comunicación. Denuncias, propuestas, testimonios, todo ha sido ignorado. El transporte público sigue igual de deficiente o peor que hace 6 años.

Particulamente adolorida se siente la zona sur de la ciudad, cuyos ciudadanos ha propuesto cambios para el mejor servicio del transporte público, como lo fue la extensión de la Ruta Troncal. La respuesta del Gobierno fue que no hay dinero.

Posteriormente propusieron mover la estación  que está frente a las instalaciones de de la Feria en la Deportiva Sur al mercado de Ávalos como una forma de aminorar el impacto que tienen todos los días los trabajadores, amas de casa y estudiantes que quedan a la deriva en la estación SCT y que tienen que caminar hasta sus hogares a altas horas de la noche por la falta de rutas alimentadoras que cortan el servicio.

Tampoco hubo respuesta.

El problema, ya no es tanto de dinero, sino de voluntad... de creatividad, cosas de las que carecen los gobiernos actuales. ¿Cuánto costaría mover la estación de la feria al mercado de Ávalos? Las condiciones del bulevar Fuentes Mares son aptas para la circulación de las unidades de la Ruta Troncal.

Ante esa falta de dinero, voluntad y de creatividad de los gobernantes, los ciudadanos tienen que vivir todos los días con temor, con calles inservibles, sin medicamentos y aparte, escuchando todos los días los lamentos de quienes deberían resolver los problemas.

En dos años pasamos de la esperanza de cambio, a un gobierno sordo, mudo y ciego.




 



TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR...